Tal vez lo que creas no ver lo tienes delante de tus narices...
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

Una nueva andadura por el submundo de los sueños y las otras realidades

 
 

Temas para el diálogo

Creado 19.06.2010 13:49:44 | Último cambio 19.06.2010 16:37:49

Acabo de nacer

Nicoletta Ceccoli, "Be Dream"




Acabo de nacer. He venido a un mundo que desconozco pero a donde hace tiempo tenían programado para mí. Ya estuve en otros mundos pero fue inútil mi estancia. Tampoco espero sacar mucho de mi paso por aquí, pero tenía que hacerlo, me tocaba. Me presionaban; ya no podía continuar más en estado inerte, me tildaban de parásito, de vaga...Además, mi espíritu ocupaba un lugar en la dimensión astral y ya llevaba demasiado tiempo allí, había más entes que llegaban de otros mundos y debían hacer su parada obligatoria en ese plano. Ellos tenían derecho a una plaza que yo ya llevaba demasiado tiempo ocupando. No podía seguir remoloneando en el avance de mi evolución. De tardar más habría de procederse a mi total destrucción. A la completa desaparición. Al exterminio. A la no existencia. A la nada. Al 0 absoluto. Mi yo quedaría reducido al opuesto de infinito.


No pude soportar esa idea.


Me readapté a las normas, me hice sumisa, acaté las órdenes que me fueron dadas. Cargué con el material genético que me asignaron, el que me correspondía según el resultado de mis vidas anteriores. Y me llenaron el subconsciente... Eso fue lo más doloroso para mí.


Ahora, aquí, recién nacida, me encuentro perdida. No conozco los pormenores de este nuevo y extraño mundo. Todo es nuevo para mí y no sé cómo voy a poder adaptarme. No conozco el idioma, las costumbres, el terreno. No conozco a los demás habitantes. No sé cómo relacionarme con ellos, pero tampoco quiero hacerlo. Pero no sé si debo hacerlo, si es lo que se espera de mí o, por el contrario, es mejor que vaya a mi bola...Tal vez consiga pasar desapercibida. Además, no puedo soportar este cuerpo que me han dado, es demasiada carga, es horrible, no lo soporto, una auténtica mierda!!!


Estoy desesperada, no sé qué hago aquí...Ni siquiera tengo un guía. No quiero verme mezclada con toda esa gente. No me gusta. No sé si aún estoy a tiempo de regresar. Tal vez pueda hacer algo. Tal vez pueda engañar a alguien. Tal vez encuentre algún elemento con el que pueda sobornar...Y así me dejarán volver a mi sitio del astral. Me podré quitar este horrible cuerpo. Volveré a sentirme libre. Libre y ligera como una pluma. Pasaré desapercibida, sí. Me confundiré con los demás espíritus y nadie sabrá que soy yo. Nadie podrá obligarme a nacer en ningún mundo que yo no quiera, Me quedaré aquí y seré eterna, infinita...


Pero... ¿y si me descubren y me castigan a ser nada?
relato corto, Ci/Fi, fantasía, realidad alternativa

Cuando el alma vaga (Coma)

Vago por el interior de una habitación que no conozco. No es mi cuarto y no sé el tiempo que hace que me encuentro en esta situación.

En realidad el tiempo no existe para mí, creo que dejó de existir porque recuerdo vagamente haber tenido alguna vez esa sensación de tiempo, pero ahora no es igual.



Estoy confusa, sé que alguien me espera en algún lugar pero no puedo salir de aquí, algo me lo impide y yo no sé que tengo que hacer para poder marcharme, no sé cómo podría salir de estas cuatro paredes.



Intento hablar con mi padre, le veo a diario pero no puedo comunicarme con él. Veo también a más gente..., pero nada, es aún más difícil, ellos ni siquiera me conocen, ¿cómo podría hablar con ellos?



A veces entra un señor que creo que es médico. Éste parece el más receptivo de todos; alguna vez he estado tentada de hablar con él pues tengo la sensación de que él sabe que debo marcharme y parece que le gustaría ayudarme a dejarme ir, a permitirme hacer mi viaje, pero no logro contactar con él, no consigo que me haga caso.



Mi padre creo que también sabe lo de mi viaje pero está confuso y lo pasa mal. A él le gustaría dejarme ir pero hay otras personas que le dicen que no debe dejarme marchar y él sufre, se agobia y yo no consigo hacérselo ver claro.



Entre todas estas personas con las que me relaciono en este espacio o dimensión, que no es de tiempo, pero tampoco un lugar como los que recuerdo de mi infancia y adolescencia, hay unos hombres y mujeres que son médicos, algunas enfermeras y ATSs que entran para atender a una mujer que está postrada en una cama.



Esta mujer debe de estar grave porque no se mueve, ni habla, ni come..., está conectada a aparatos y llena de tuvos y cables introducidos por varios orificios de su cuerpo.



Yo tampoco me puedo comunicar con ella aunque me gustaría. Hay ratos en que las dos nos quedamos solas y siento mucha afinidad con ella y me gustaría que estuviera bien para poder salir a pasear, con amigos, a bailar, a clase, al trabajo..., no sé, a cualquier sitio, pero salir de estas cuatro paredes.



Pero sé que ella no puede y no hay comunicación entre las dos. Además, para mí es prioritario ir a donde tengo que ir, adquirir una identidad, que ahora no tengo, estabilizarme en el lugar que me corresponde o asumir una misión que tal vez tenga que cumplir.



De vez en cuando miro a esta mujer desde mi punto de vista, un punto de vista privilegiado dentro de la habitación donde nos encontramos, un punto de vista cenital, y la contemplo ahí tendida, inerte, desposeída de vida, pálida, acabada...

No me gusta tener que estar aquí con ella pero, como ya he dicho, me siento imposibilitada para salir, para marcharme.

Ah, según creo, esta mujer era yo, solo que ella ahora es veinte años más mayor.
narrativa, relato corto, realidad alternativa, vida, muerte
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one